15 cosas que aprendes después de un viaje mochilero

Cuando vuelves a tu casa después de un viaje mochilero de casi 2 años, te das cuenta de que has cambiado mucho, y para mejor.

Todos estos cambios nos han ayudado a mejorar como viajerxs, a equilibrar lo que queremos con lo que hacemos, y a desarrollar habilidades y actitudes que ni sabíamos que teníamos.

Lo mejor de todo es que todas estas cosas, no las hemos dejado en el viaje. Ahora las aplicamos en nuestro día a día.

Sin duda, hacer un viaje mochilero largo es algo que debería hacer todo el mundo una vez en la vida

En este post te contamos 15 cosas que hemos aprendido durante nuestro viaje por Inglaterra y el continente asiático.

1. Despídete de los horarios

Comer cuando tienes hambre, dormir cuando tienes sueño y visitar o hacer lo que quieras cuando quieras. Esta es una de nuestras cosas favoritas de viajar. No hay horarios, ni rutinas, ni obligaciones. Libertad absoluta.

2. La lluvia moja, pero no mata

Si viajas a un país de clima tropical, la lluvia te acompaña quieras o no, y toparte con algún que otro chaparrón de monzón va a formar parte de tu viaje. Por lo que muchas veces no te queda otra, más que ponerte el chubasquero y hacer lo que tenías que hacer bajo la lluvia. Y verás que no es para tanto. Incluso tiene su puntito.

3. No comprar ropa nueva

Entre que una de las claves de ser mochilerx es aprender a cargar poco la mochila y que la ropa, se desgasta el triple de rápido cuando viajas (ya que la solemos limpiar a mano), no tiene sentido comprar ropa nueva. Además, de paso ayudamos al medio ambiente. Dos pájaros de un tiro.

Por lo que desde el principio nos acostumbramos a comprar ropa en tiendas de segunda mano. Tanto en India, Sri Lanka, Malasia… Y solo cuando era necesario. 

De esta manera ahorramos dinero, no cargamos la mochila con excesos de ropa, ayudamos al medio ambiente y no sabe tan mal, cuando una camiseta o pantalón se rompe.

4. ¿Una sola forma de vida? Para nada…

Casa, coche, trabajo, familia, el sueño americano lo llaman. Esta opción es totalmente lícita, pero también es importante saber que hay otras formas de vivir la vida

Nosotros hemos cambiado el confort de un hogar y la estabilidad económica por tiempo libre, conocer otros países y culturas y hacer lo que queremos cuando queremos. ¿Un buen cambio? Ni mejor ni peor que otras formas de vida. Lo importante es hacer lo que cada unx quiera hacer. 

P.D: Es más barato viajar de mochilero que quedarte en casa cobrando 1200€ al mes.

5. Stop consumismo

Dejas de comprar ropa nueva, objetos decorativos, no tienes que renovar el seguro del coche, gasolina. Hemos llegado a gastar 10€ por persona y día en comer, dormir y transporte, no necesitábamos nada más. El viaje te da el resto.

6. Trabajar a distancia

Después de estar 1 año viajando por Asia tuvimos que volver a casa porque ya nos habíamos quedado sin dinero. Como nuestro objetivo es seguir viajando cuando volvamos a ahorrar, esta vez estamos formándonos para poder trabajar desde cualquier lado del mundo. A la vez que hemos conocido plataformas y trucos para viajar aun más barato si cabe.

7. ¿Inmigrante? ¿Eso, qué es?

Una persona es una persona. En el transcurso del viaje hemos sentido una generosidad, voluntad para ayudar, solidaridad… Y un sin fin de buenas emociones totalmente altruistas, que poco importaba si unx era negrx, blancx, musulmán/a o hindú.

Y cuando has vivido en el extranjero, y has sido tú el/la inmigrante, te das cuenta de que el racismo y la xenofobia son más propios de occidente.

8. Te conciencias más con el medio ambiente, además, ahorras dinero

No compramos una botella de plástico de agua en meses, llevábamos nuestros tuppers para la comida, cubiertos, mayoritariamente nos movíamos con transporte público, caminando o en bici. Y esto aunque parezca poco, hace mucho.

Y, además, estas acciones también se pueden aplicar cuando vuelves a casa.

9. Licenciados en Economía

¿Quieres ser mochilero de larga duración? Perfecto, además aprenderás a gestionar tu economía como un/a genix.

Gastar las últimas monedas de un país antes de marcharte, ajustarte a los precios locales lo máximo posible, no pensar que el euro o el dólar tienen más valor, aprender a comer por 1 o 2€  y comer bien, buscar las mejores rutas de autobuses, trenes…

Todas estas pequeñas acciones nos ayudaron y te ayudarán a sacarle el máximo provecho a tu dinero.

10. Aprender inglés sin darte cuenta

Empezamos viajando 7 meses a Bournemouth, Inglaterra. Para aprender lo máximo de inglés antes de cambiar de continente. Y después empezamos nuestro viaje de 1 año por Asia.

¡Y vaya si aprendimos inglés! También es verdad que podríamos haber aprendido mucho más. Pero nada como los hostels de viajerxs y los voluntariados para hablar y hablar inglés sin parar.

Nosotrxs, al viajar en pareja, nos permitimos el lujo de hacer vida diaria prácticamente en castellano. Pero aun así, cuando viajas, te cruzas con tanta gente de tantos países diferentes, que acabas aprendiendo inglés sí o sí.

11. Nuevas aficiones

¿Quién me diría (a mí, Ana) que me encantaría bucear? O volvería a coger con ganas un libro y devorarlo en unas semanas. Tener tanto tiempo para unx mismx te permite descubrir nuevos hobbies y habilidades que desconocías de ti mismx.

12. Viajar más barato

Como decíamos arriba, para ahorrar, no solo aprendimos a economizar el día a día. Sino que también nos topamos con plataformas digitales, que nos permitieron pasar meses en un mismo lugar gastando muy poco dinero, o usando bancos online, sin comisiones, etc.

Estas plataformas, te permiten ahorrar en mucho casos en casa y comida, o comisiones en los bancos. Ya sea mediante Workaway y haciendo voluntariados, como usando couch surfing, o tarjetas de banca online como Revolut, N26…

Sin duda, gracias a internet puedes viajar mucho más por mucho menos.

13. Ansiedad y estrés, ¿qué es eso?

Al no tener el estrés de un trabajo, ni sus estrictos horarios, ni errores a la hora de hacer un presupuesto, ni cosas así. La calidad de vida mejora muchísimo.

Viajando todo eso desaparece. Y el alivio de no sentir esas cargas engancha.

14. Ayudar al/a la turista

Nosotrxs somos de Mallorca y, al igual que cualquier zona turística, el/la turista pasa de ser persona a ser dinero andante. Incluso la gente local de un lugar donde hay temporada alta con muchxs extranjerxs, crea mayor distancia con estxs.

Y cuando viajas el/la extranjerx eres tú. Por lo que al volver a Mallorca, solo con ver a un/a turista perdido, nos lanzamos de cabeza a ayudarle. Ya que damos lo que hemos recibido durante el viaje.

15. Amar nuestra tierra más que nunca

Cuando dice la gente “en ningún sitio como en casa” tiene toda la razón del mundo. Además, que nosotrxs vivimos en un paraíso, tenemos todo lo que queremos: playa, montaña, sol, ciudad. Queremos seguir descubriendo el mundo, pero también sabemos que más adelante nos asentaremos aquí.

Si te ha gustado este post déjanos un comentario o suscríbete y aprende viajando con nosotrxs. 

Posts relacionados

This Post Has 2 Comments

  1. Vania Chew Reply

    Escribes muy bien, Ana. Casi te oigo hablar en mi cabeza. Los recuerdo con mucho cariño. Me encanta haberlos conocido en Dharamshala.
    Que sigan los viajes y las historias!! Espero volver a verlos!!

    Vania Chew

    • En tierra Y agua Reply

      Gracias Vania! En verdad siempre escribe Alberto, salvo este tipo de post de “10 cosas…, 20 consejos…, etc.”.
      Nosotrxs también nos acordamos de ti y de tus masajes y los intentamos imitar hehe.
      Un abrazo!

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *